Ventajas de ser bilingüe

Cuatro ventajas cognitivas de ser bilingüe.

Aprender cualquier idioma es el mejor ejercicio mental que puedes hacer. Es el crossfit del ejercicio mental. Activas y fortaleces áreas del cerebro relacionadas con el procesamiento de imágenes, audio, producción de lenguaje, memoria, etc. De la misma forma que fortalecemos nuestros músculos y desarrollamos flexibilidad al hacer ejercicio, al aprender un idioma, fortalecemos ciertas partes de nuestro cerebro que nos pueden brindar varios beneficios.

1. Ser bilingüe mejora la función ejecutiva.

La función ejecutiva se refiere al sistema que regula muchos procesos mentales como son la atención, la habilidad de planear, resolver problemas y otras actividades mentales complejas. Estudios han mostrado como personas bilingües dan un mejor desempeño en éstas actividades que personas monolingües. En pocas palabras, una mente más ágil y flexible.

2. Mejora la memoria activa.

La memoria activa es la memoria de corto plaza, donde mentalmente anotamos cosas importantes que queremos recordar y luego si nuestro cerebro esta funcionando como debe y considera que la información es suficientemente relevante, interesante o importante, la transfiere a la memoria de largo plazo. Un estudio hecho por la Universidad de Granada parece mostrar que individuos bilingües poseen una memoria activa más grande, es decir, su “pizarrón” mental es un poco más grande que lo normal y pueden completar actividades que requieren de mayor memoria activa con menos dificultad que individuos monolingües.

3. Resistencia contra los efectos de la demencia.

Estudios científicos como el que fue hecho por el Dr.Thomas Bak de la Universidad de Edinburgh de Inglaterra (http://www.ppls.ed.ac.uk/people/thomas-bak) han demostrado que la materia gris de individuos bilingües es más gruesa en ciertas áreas y que el beneficio más obvio de esto, es que entre las personas que desarrollan demencia durante su vida,  los pacientes bilingües lo desarrollarán en promedio 4.5 años más tarde que el paciente promedio no-bilingüe. Es decir, tarda más tiempo en deteriorarse el cerebro de un individuo bilingüe ante los síntomas de la demencia gracias a que su materia gris ha sido reforzada por el estudio de un segundo idioma.

4. Facilita el aprendizaje de otros idiomas.

Aprender un idioma es como un maratón, el primero siempre es el más difícil. Lo bueno es que al aprender tu primer idioma también desarrollas capacidades mentales que te van a servir si en el futuro quieres aprender más idiomas. Dicho de otra forma, aprender un idioma es la preparación perfecta para aprender otro idioma. Cada nueva lengua que estudies se beneficiará de las que ya hayas aprendido y progresarás mas rápidamente.

Así que, si quieres hacer algo bueno para tu cerebro y desarrollarlo a su máximo, no hay mejor actividad como aprender un idioma, no solo obtendrás una nueva perspectiva por el resto de tu vida y todo lo que eso conlleva, sino también estarás invirtiendo en tu salud mental y eso no tiene precio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp